La Duda

En lo más profundo y secreto de una mujer, a punto de desposar, se suceden pensamientos y emociones inconfesables.

 

La Duda, 2010

Óleo sobre tabla

180 x 120 cm

 

Comentario

 

Aún hoy día, en muchas sociedades y culturas, sigue persistiendo una evidente desventaja social y  económica de la mujer frente al varón que, lamentablemente, alcanza su máxima expresión en la  violencia de género, a cuyas víctimas está dedicado especialmente este trabajo.

La confección de esta pintura está inspirada en el personaje de la Novia de la obra teatral Bodas de  Sangre de Federico García Lorca, asesinado en los comienzos de la guerra cívil Española en 1936.

 

Proyecto

 

Ante el inminente y definitivo compromiso de la celebración de la boda, se suceden en  lo más profundo y secreto de una mujer, a punto de desposar, pensamientos y emociones inconfesables, que si bien no son patrimonio del mundo femenino, sí alcanzan en ella su máxima y más desgarradora expresión. Su desventaja social y económica a lo largo de la historia frente al varón en diferentes culturas y sociedades la privaron y, aún hoy día la privan, de la primera y más esencial de las libertades: la libertad interna, otorgando un valor añadido a la secuencia de estos íntimos instantes que he intentado plasmar en este cuadro. La visión de algunos acontecimientos que se sucedieron a lo largo de mi vida, junto con el impacto que causó en mí, aún siendo muy niña, la lectura de la obra del poeta y dramaturgo granadino universalmente conocido, Federico García Lorca, trágicamente desaparecido en los comienzos de la Guerra Civil española, me condujeron a la concepción de esta obra. 

En los personajes sureños de Lorca percibo una España profunda llevada hasta sus últimas consecuencias. Del personaje de la Novia, de su obra teatral Bodas de Sangre extraje los detalles para recrear la intimidad de estos momentos. 

La figura del cuadro, sin embargo, no aparece enclavada en el escenario lorquiano de una cueva granadina, como describe el poeta, sino en el dormitorio de una casa principal andaluza situada en la calle Santa Ana, en el sevillano barrio de San Lorenzo, en el que yo crecí. Este edificio, como tantos otros repartidos no sólo por mi ciudad sino por toda Andalucía, responde a un modus vivendi de determinadas familias de destacada posición social y económica, lo que me hizo pensar que éste era el lugar apropiado para desarrollar mi idea, además de los lazos de estrecha amistad que me unieron a los habitantes de esta casa y que jalonaron mi vida de entrañables recuerdos, recuerdos que aún me invaden de una enorme y profunda nostalgia. 

Aquellos muros, ahora inexistentes, fueron mudos testigos de la historia de varias generaciones y hasta de la mía propia. Hoy, un estremecedor solar lleno de escombros se atisba entre las rendijas de las tapias levantadas en los que fueron magníficos y señoriales ventanales y balcones que asomaron esencias, que aún perviven en mi memoria, de un tiempo que ya se fue. 

leer más

© ®

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario

María José Aguilar

María José Aguilar nace en 1964 en la ciudad de Sevilla, España.

Desde su más temprana edad manifiesta inclinaciones y dotes artísticas.

Crece admirando a los grandes maestros de la Historia de la Pintura, especialmente a los pintores barrocos españoles como Murillo, Velázquez, Zurbarán, Valdés Leal ... que ejercerán sobre ella una primera y gran influencia.

Novedades en el Blog

Tweets

Contacto

María José Aguilar Gutiérrez 

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.