Dos Salves, un Padre nuestro y la gracia de tus manos.

Escena doméstica de intramuros del claustro.

 

Dos Salves, un Padre nuestro y la gracia de tus manos, 2013.

Óleo sobre tabla

155 x 231 cm

 

Comentario

 

Testimonio de la vida consagrada a la espiritualidad en los conventos de clausura, joyas de nuestro patrimonio histórico-artístico, en serio peligro de extinción por falta de vocación religiosa.

Proyecto

 

Dos monjas, dos esposas de Cristo, en la intimidad del convento trabajan en las labores domésticas. Intramuros del claustro, olor a luz y a transparencia, sabor a Dios. Estampa de silenciosa plegaria que, como el vapor de la sopa de los pobres, se eleva hasta el centro del Reino de los Cielos.

 

 


“Dos Salves, un Padre nuestro y la gracia de tus manos”, estribillo de copla en la voz del pueblo es escena de costumbres de mi ciudad de Sevilla, de la Sevilla eterna y oculta, mariana por excelencia, cuyos cimientos los siglos fueron vistiendo de Historia, de destiladas esencias y estremecedores silencios, de antiguas canciones que murmuran las fuentes y se mecen eternas en el río.

Son nuestros conventos riquísimas y sustanciales joyas de nuestro patrimonio, testimonios de fe, custodios de la vida consagrada que renuncia a los placeres del mundo para entregarse al desarrollo de la virtud, al ámbito de conocimiento puramente espiritual, un camino plagado de sacrificios, de generosa entrega y compromiso.

La observancia de las estrictas reglas de la vida monacal imposibilita el acceso al cenobio a cualquier persona ajena a esta circunstancia, es valor añadido de esta imagen que, de forma inesperada y casual, por unos instantes pude contemplar.

Sobre el antiguo monasterio medieval de los Caballeros de la Orden de Santiago de la Espada, en la collación de San Vicente del viejo barrio de San Lorenzo, se levanta el convento de las Reverendas Madres Mercedarias de la Asunción.

Dios y mi buena fortuna hicieron que la actual Madre Superiora reparase en mí para encomendarme una misión, diferente y ajena al trabajo que ahora nos ocupa.

 

leer más

 

 

© ®

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario

María José Aguilar

María José Aguilar nace en 1964 en la ciudad de Sevilla, España.

Desde su más temprana edad manifiesta inclinaciones y dotes artísticas.

Crece admirando a los grandes maestros de la Historia de la Pintura, especialmente a los pintores barrocos españoles como Murillo, Velázquez, Zurbarán, Valdés Leal ... que ejercerán sobre ella una primera y gran influencia.

Novedades en el Blog

Tweets

Contacto

María José Aguilar Gutiérrez 

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.