Con Dios y mi verdad a solas

La plegaria antes de enfrentar al toro.

 

Con Dios y mi verdad a solas, 2014.

Óleo sobre tabla

180 x 127 cm

 

Comentario


Uno de los dos grandes iconos de la Cultura de España es el Arte de la Tauromaquia. Testimoniar uno de los aspectos más humanos de la figura artística del torero, tan discutida y polémica en la actualidad, es el objetivo de este trabajo.

 

Proyecto


Yo crecí vislumbrando aromas, luces y murmullos en una hermosa ciudad al sur de España, Sevilla, emporio de antiquísimas culturas, en la que fácilmente se combinan apariencias y realidades de entonces, de ahora, de siempre, cuya percepción gusto escanciar con amorosa venencia para llegar al corazón de la realidad en el sentido más noble y humano de la vida.

 

Se cuida con amorosa fidelidad lo que se admira y se respeta, lo que nos emociona y conmueve elevando la pureza de espíritu. Identificarlo, preservarlo, potenciarlo y transmitirlo ¿acaso no es visión y misión del Arte? El Arte es poderosa y útil herramienta de desarrollo social y educativo, capaz de abrir la comunicación entre diferentes pueblos y naciones, de acercar posturas.

 

Uno de nuestros valores más inequívocamente identificadores de la cultura española universalmente extendido junto con el Arte Flamenco es, sin lugar a dudas, el Arte de la Tauromaquia.

 

Las ancestrales raíces greco-romanas del toreo nos remiten a mistéricos orígenes donde se entrelazan mitos y leyendas entre lo humano y lo divino, el Eros y el Thanatos que cimentaron nuestra particular forma de ser, de percibir la vida y nuestro talante.

 

Poco o nada entiendo yo de toros ni del Arte del Toreo pues, en mi ignorancia, desconozco su semántico lenguaje en los diferentes lances y suertes de la lidia, cifradas claves de un secreto diálogo que, en su máxima pureza, adivino como el más intenso y emotivo duelo de amor y muerte en el que se manifiestan los valores más fundamentales de la existencia.

 

Con Dios y mi verdad a solas es privada e íntima escena, hecha pintura, de los previos que se suceden en la vida de un torero antes de la corrida, antes de salir al ruedo de una imprevisible fortuna.

 

He aquí el perfil de trance iluminado del hambre de Ser, de anhelos hechos plegaria, esfuerzos y soledades, silencios y tiempos detenidos. Cara y cruz de una moneda forjada con sentimiento, entrega y pasión.

 

 

 

La tarde, bordada en flores de sevillana primavera, aguarda por ti para salir orgullosa a pasear las arenas del coso taurino colgada de tu hombro.

 

Mi corazón, ante tu desnuda verdad de hombre dispuesto a darlo todo enfrentando la muerte, conmovido se detiene en silencio maestrante, capaz sólo de recobrar los pulsos para, embargado de honda emoción exclamar ¡Olé!

  

Mi agradecimiento a José Gálvez por su extraordinaria colaboración al aceptar ser el modelo de esta obra durante su paso como alumno por la sevillana Escuela Taurina de Écija. Hoy, en Méjico, José Gálvez continúa luchando por alcanzar su más alto sueño: Ser torero. 

 

leer más

 

© ®

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario

María José Aguilar

María José Aguilar nace en 1964 en la ciudad de Sevilla, España.

Desde su más temprana edad manifiesta inclinaciones y dotes artísticas.

Crece admirando a los grandes maestros de la Historia de la Pintura, especialmente a los pintores barrocos españoles como Murillo, Velázquez, Zurbarán, Valdés Leal ... que ejercerán sobre ella una primera y gran influencia.

Novedades en el Blog

Tweets

Contacto

María José Aguilar Gutiérrez 

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.