Comentario de Antonio Zambrana

                                                                                                                                                  Antonio Zambrana Lara
Catedrático de Creación Pictórica
Facultad de Bellas Artes
Universidad de Sevilla
Marzo de 2001, Sevilla

Conocí a María José Aguilar hará ya unos quince años, cuando cursaba sus estudios en la especialidad de Pintura en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. Fue alumna mía y posteriormente fui su director de Tesis Doctoral, lo que nos llevó a iniciar una estrecha relación artística y amistosa.

A lo largo de todo este tiempo he de admitir que continua impactando y conmoviendo en ella su entrega absoluta a una vocación desde siempre. Vive en, por y para el Arte en sí mismo, con un apasionamiento fuera de lo común.

Su gusto por lo bien hecho la hizo imponerse una férrea disciplina durante años no doblegándose ante ninguna dificultad o fracaso, lejos de otras ambiciones como son la fama, el poder, el bienestar económico, … Su única ambición: saber hacer de una manera honesta, responsable, soñando con llegar a tener un dominio absoluto en la ejecución de la obra para así poder abrir, de par en par, las puertas de la sensibilidad e imaginación.

Comentario sobre el cuadro La Duda

María Pepa Parejo Delgado
Profesora de Historia del Arte

La obra, afortunado su dueño/a, es fruto de esa sensibilidad exquisita que Vermeer encarnó en tu forma de trabajar puliendo el masculino tacto y otorgando a la obra de esa transparencia y ternura tan propia de la sensibilidad femenina.

Sentida y honda reflexiòn sobre esa duda que todos tenemos, una o varias veces en la vida, y que lamentablemente no siempre se resuelve de forma satisfactoria, sino que nos envuelve en el azahar de la corona impidiendo a nuestro espíritu libre actúar siempre de forma emotiva y racional.

Comentario sobre La Duda

Pablo Ferrand Augustin
Periodista

Querida María José:

Enhorabuena por tu nueva obra. El cuadro es admirable. Contraluz maravilloso que se cuela por el balcón y recorta suavemente la figura, iluminándola. Preciosa pintura, intimista y cálida.

Verdaderamente, tiene vida. Y ese traje negro, muy negro, como contrapunto. Te felicito y te agradezco esas notas, tan bien escritas, sobre el motivo: La Duda.

Hasta pronto y un fuerte abrazo,

Pablo
Periodista y fiel guardián del Patrimonio monumental de Sevilla.

EL LENGUAJE PICTÓRICO FEMENINO: UN MEDIO DE COMUNICACIÓN PARA EL SIGLO XXI.

María Pepa Parejo Delgado
Profesora de Historia del Arte

La pintura ha sido siempre desde los comienzos de la Historia del Arte un medio de comunicación imprescindible para el ser humano. En palabras de Kevin Power, una red de comunicación y de mensajes que requiere un receptor. Para ello, contribuye en cierta manera a la “salvación humana”. Es el medio más expresivo e intimista para representar la opinión pública, el bienestar de los grupos de poder, la marginación social, la naturaleza en libertad, la introspección y los más variados temas y actitudes humanas.

Hemos seleccionado para este trabajo de investigación los mensajes que a través de la creación plástica comunican pintoras contemporáneas, es decir, que siguen trabajando en su estudio pese a las limitadas posibilidades que en este, como en otros campos de la ciencia, seguimos teniendo las mujeres en la sociedad actual. Para ellas, todos los días es un reto hacer realidad que la pintura juegue en la eternidad del tiempo y con la libertad del espacio. Son artistas de diverso origen y procedencia, las hay del mundo académico y autodidactas. Sólo tienen en común utilizar la pintura como medio de expresión de sus inquietudes bien directamente o bien a través del sutil juego de la metáfora.

Comentario sobre La Duda

Mar Alonso 
Periodista

María José, antes de nada quiero que sepas que te tengo en mi pensamiento permanentemente. A veces porque no encuentro el momento en mi agitada vida, y a veces porque me da apuro molestarte, pero al final no nos vemos. ¡Y no sabes la pena que me da!

En cuanto a tu nueva maravilla ¡qué te voy a decir! en primer lugar que me ha llegado al corazón tu fidelidad hacia mí por permitirme el privilegio de ser conocedora de tu obra antes que muchos otros. Cariño, eso dice mucho de ti. En cuanto a tu nuevo cuadro, no sé si utilizaré los términos más adecuados para definirlo, pero voy a intentarlo. Creo que refleja toda la dulzura y calidez que tú emanas simplemente siendo como eres. Y que, a pesar de ser una duda, también transmite la serenidad que sé que a ti te aporta el simple hecho de pintar. Quizás en una foto por internet no se puedan apreciar demasiado los detalles pero, sólo con eso, ya me deja la boca abierta. Lo bien que has plasmado esa brusca entrada de la luz de la mañana cuando abrimos el balcón de una habitación. Cómo parte de golpe la oscuridad y trata de colarse enfrentándose a todo obstáculo, en este caso la novia. O esos pequeños detalles de una caída de tela con diminutas puntillas que hay sobre la mesa. Y ¡qué decirte de ese maravilloso vestido de encaje! El magnífico suelo, con el que me hago una idea de lo bonita que fue la casa en la que te criaste. Dejas ver una espléndida minuciosidad esa Duda.

Carta de Juan Valdés

Juan Valdés 
Pintor 
Profesor de Teoría del Color
Sevilla, Octubre 2009

Ser cómplice de tus sueños pictóricos me es de una complacencia grandísima. Ser receptor de tus ideas  artísticas y de tus ansias por lograr esa meta utópica, inalcanzable de la perfección por el trabajo bien  hecho, por hallar la máxima aproximación entre lo soñado y su realización en esa lucha con uno mismo y en la que estamos unidos todos los que nos dedicamos a lograr el desarrollo de una quimérica idea para convertirla en distintos conceptos artísticos, en oníricas elucubraciones y creaciones plásticas expresadas con un pincel. El poder retener un instante de ese sueño, eso, es un DON que recibimos DE  DIOS. Es tan selective, precioso y preciso que lo utilizamos como un tesoro en nuestro quehacer diario.

Nos es imposible compartirlo con nada ni con nadie, sobre todo al argumentar la idea que nos viene, su maduración, la elaboración de la misma y su complicado y a veces masoquista desarrollo. ¡Cuánta pelea con nosotros mismos y con el cuadro que tenemos delante! ¡Cuánto morboso masoquismo entre el  sufrimiento de los obstáculos que se nos presentan y las dificultades que se nos plantean! Pero ¡Cuánto gozo conllevan esos íntimos momentos y ese egoíta placer!

María José tienes en tus manos muy buenos mimbres (como te decía alguien). No necesitas más. Tienes  oficio, tienes buena técnica, te sobra buen gusto, sabes transmitir y expresar con tus pinceles lo que piensa tu cerebro, al que añades los sentimientos del corazón. Se tú misma con esos maravillosos y consistentes mimbres, deja volar tus sueños e imaginación ponderosa y crea: “El poderoso no es el que hiere o destruye sino el que sabe crear y construir”.

María José Aguilar

María José Aguilar nace en 1964 en la ciudad de Sevilla, España.

Desde su más temprana edad manifiesta inclinaciones y dotes artísticas.

Crece admirando a los grandes maestros de la Historia de la Pintura, especialmente a los pintores barrocos españoles como Murillo, Velázquez, Zurbarán, Valdés Leal ... que ejercerán sobre ella una primera y gran influencia.

Novedades en el Blog

Tweets

Contacto

María José Aguilar Gutiérrez 

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.